Verano que otoñea…

El verano es maravilloso porque alarga los días. Esupendo para madrugar y acertado para trasnochar. Pero si no llegara el otoño la vida en el Sur se desintegraría. Tanto calor nos deja exahustos, sin sueño y deshidratados. En Sevilla empieza a sentirse brisita fresca y los sevillanos muestran rostros descansados. Ya no estamos en la playa pero la temperatura otoñal es como darse una zambullida en el mar. Aprovechemos este cambio de estación para acumular buen ánimo…