Una ofrenda

El eterno Retorno es que la historia se repite. Todo permanece, como los números de forma perfecta, armónica. De ahí el cosmos =orden = universo se estudiaba mediante las matemáticas. Pitágoras sabía mucho de esto y de otras cosas. La kátharsis o purificación del alma era considerada por Pitágoras como algo eterno. Se purificaba el cuerpo por medio de la medicina y su alma por medio de la música. Los pitagóricos decían que la contemplación era uno de los requisitos fundamentales de la vida del filósofo. Decían que la vida se parece a quienes se congregan con ocasión de unos juegos: unos acuden para competir; otros, por el comercio, pero los mejores, como espectadores” Estos son los que visualizan, los que tocan y sobre todo los que Escuchan.Alimentarse puede convertirse en un acto sagrado si nos Entregamos.