Sin una Tierra Viva no habrá fruto que se precie…

Los Sabios de antaño eran también médicos y músicos. La Raiz es Una

El perfume del Aceite (Zumo de aceitunas) es consustancial a sus virtudes medicinales.

Un Aceite que no huela bien no nos dañará ya que conservará (a menos que esté rancio) su función de inyección celular energética. Sin embargo no le quedará ni una de esa maravillosas partículas conocidas científicamente como “componentes menores”, cuyo descubrimiento está revolucionado la comunicad médico científica.

Para Cultivar el olfato se deben rechazar imitaciones artificiales de cualquier tipo.

El perfume proviene de su frescura.

La frescura proviene de la salud del fruto que a su vez depende de la fertilidad de la tierra.