Recapitulemos con las Manos


Hay que volver a los oficios donde el artesano se esforzaba con toda su alma en trasladar las bellas formas de la naturaleza a la madera, al metal, al barro, a un bordado de hilo, volver para no perdernos en un porvenir sin medida manual. Para no ser engullidos por nuestros propios “adelantos”. La máquina no tiene límite, el hombre se caracteriza por su peso y medida. Recapitulemos el sentido de la marcha para no perdernos: La cantidad es una ilusión, es lo propio de la máquina. La Calidad es lo caracteristico del Hombre, tan dignamente limitado.