Nuestra historia

Arbequino Andaluz S.L. es una sociedad familiar que trabaja por y para el cultivo del Olivo. Nació para dar continuidad al buen hacer de nuestros antepasados, siguiendo un saber ancestral y la tradición familiar. Nuestro bisabuelo fue un gran impulsor del cultivo del olivo por toda la Campiña Cordobesa; éste es el espíritu que nos legó y a él nos entregamos con amor y tesón.

A principios de los años 90, Pedro Vecino, ingeniero agrónomo y amante del buen aceite, reconvirtió el legado familiar del Molino de Santa Ana, diseñando una plantación de olivos arbequinos, insólitos por Andalucía a la sazón. Su propósito era obtener un aceite de notas delicadas y frutadas.

En el año 2007, la sociedad familiar inició una transición apostando por impulsar una nueva marca, que además de comercializar el aceite producido en el Molino de Santa Ana, dentro y fuera de nuestras fronteras, interactuara en el medio cultural a través del grupo artístico de Los Cultivados.

La sociedad agraria también ha dado un paso más allá emprendiendo un proyecto de agroecología basándose en una visión holística de la tierra y en principios de desarrollo sostenible y de conservación de los recursos naturales.