Maya

Existió el mito de un santo indio que buscaba el conocimiento llamado NARADA. Un día se encontró con el dios VISHNU, y le pidió que le explicara la magia de Maya. Vishnu le llevó al desierto, hacía mucho calor de modo que el Dios le pidió a Narada que fuera a un pueblo cercano para traerle agua. Narada fué al pueblo y llamó a una casa, le abrió la mujer más bella que nunca había visto: se enamoraron a primera vista. Narada pidió la mano de la joven a los padres de ella y ellos aceptaron porque se sentían felices de que un gran asceta abandonara la búsqueda de la verdad y se casara con su hija. Se casaron, les dieron una casita a las afueras del pueblo y pronto tuvieron dos preciosas hijas y un niño. Estaban felices y la cosecha era abundante. Pero un dia llegó una gran tormenta, con una gran inundación. narada vió cómo el agua arrastraba a sus hijos y se ahogaban y, finalmente su mujer también se ahogó sin que él pudiera evitarlo; fué arrastrado por el torrente, se golpeó la cabeza y cayó inconsciente. Entonces, escuchó una voz que le dijo: “¿Dónde está el agua que fuiste a traerme? he estado esperando más de media hora”. Era la voz de Vishnu. Narada abrió los ojos, vió que la inundación había desaparecido. El Dios le sonrió y le dijo: “Y ahora, ¿entiendes el secreto de Maya?”