Manuel Ignacio: Cultivando la oliva gloriosa

www.gloriaolivaeong.org

 

LA OLIVA

(por Faustino Garcia Fraile, poeta e historiador del Valle del Tiétar)

 

Cuadrillas desparramadas

por lindazos y banzales,

cestas de mimbre rebosan

perlas negras de olivares

Mandiles de cien costuras,

costales de lona blanca,

fiambreras con torreznos

de las primeras matanzas.

 

La Sierra y su manto frio,

manos con cinco dedales

de bellotas agostadas

en frondosos encinares.

 

Canta el hombre que avarea,

con el sol de las cornatillas

se escuchan los allejones

cuando suben las cuadrillas.

 

Hazme lumbre capataz

que traigo las manos frias,

me ha tocado cabrear

las alas de las umbrías.

 

Arrieros de la almazara,

borra que mancha caminos,

por la Piedra Banadera

sube jipando el borrico.

 

Se acarician las olivas

de los troncos retorcidos,

varas tostadas al fuego

de castaños bien nacidos.

 

Rodillas ensangrentadas…

Antes de caer la tarde

se acaba en Los Pereñiles,

mañana serán los Valles.

 

Botas vacias de vino

en las alforjas del hambre,

queda un coscurro de pan

para que los niños callen.

 

Pañuelos en la cabeza

de mujeres encorbadas,

sacan fuerzas de flaqueza

bailando jotas serranas.

 

En el día del Remate

se canta con alegría,

y a los jóvenes chavales

se “estercola la pilila”.

 

Se marcan los soterráneos,

pronto llegará el rebusco

pan redondo, un sopetón

con el aceite mas puro.

 

Bendíta la tierra mía,

hojas de olivo me hablan,

yo quiero ser sus raices

por ellos mi pluma canta.

 

Mis anhelos son de amor,

de nostalgia, de esperanza…

estoy solo y sin cuadrilla,

hoy, recordando mi infancia.