Luz sobre luz


El arbol puro del corazón no pertenece ni al oriente del reino del intelecto ni al occidente del reino de los sentidos y el cuerpo.