Las aceitunas sicilianas de Andrea

Nuestro amigo Andrea Giurdanella nos manda estas entrañables fotos de su finca familiar en Sicilia. Este año han obtenido cien litros de aceite de la variedad Nocellara, típica de la zona del volcán Etna.

 

Las aceitunas que vemos en la cesta son más grandes que las que se han usado para para extraer aceite. Andrea nos cuentan que éstas las van a aliñar con aceite, zanahorias, apio, pimientas y alcaparras.

También nos relata la idea que ha tenido su padre de empezar a cultivar alcaparras.

Dicen que las alcaparras son de origen asiático y que fueron traídas por los griegos a la cuenca mediterránea. La palabra proviene del término griego caparis que en España devino al-kapara, híbrido andalusí entre el árabe y la lengua romance.  El alcaparrón, más carnoso, sería el fruto, en cambio la alcaparra es el capullo de la flor del alcaparro.

La alcaparra se suele encuertir en vinagre. Además su valor reside en sus amplias aplicaciones en la farmacopea ya que tiene propiedades diuréticas, antirreumáticas, antiartríticas (debido a la caparirutina) y cosmetológicas. También se ha utilizado en Andalucía y en Murcia (donde abunda) para combatir el dolor de muelas en enjuagues bucales, como curación en heridas infectadas, mediante infusiones que combaten los padecimientos estomacales y para evitar la caída del cabello.

Gracias Andrea. Os animamos a este interesante cultivo y deseamos que sigáis compartiendo vuestras cultivadas historia.