La vida en tus manos

(foto de Nuria Armengol)

Gandhi insistía en la importancia del trabajo manual. No sólo aconsejaba dejar de lado el trabajo intelectual para trabajar con las manos. Insistía en que la calidad del primero dependía en gran parte del segundo. Un agricultor entendería esto a la primera a pesar de realizar pocos esfuerzos intelectuales. Sin embargo un oficinista (urbanita) contemporáneo podría llegar a pensar que no son más que las extravagantes palabras de un profeta.

Ciertamente sólo la experiencia abre el entendimiento. El resto es puro onirismo. No se deben confundir.