La Cultivada y el dulce


Hoy he desayunado con Marla, una buena amiga norteamericana, que me ha contado la receta de un pan de platano y cereales que hace a menudo para su problema de hipoglucemia. Todos los ingredientes me parecían estupendos hasta que llegó a la mantequilla, no porque no esté rica sino por el daño que hace al organismo su consumo habitual. Tiene más de un 50% de grasa saturada. Esta grasa saturada es uno de los peores enemigos del organismo ya que se pega a las arterias, células y órganos causándonos trastornos cardiovasculares, o neurológicos entre otros muchos. El aceite de oliva extra virgen apenas contiene acidos grasos saturados y, no sólo no se pega sino que nos va limpiando internamente si lo tomamos cada día (siempre que al menos sea extravirgen).

La Cultivada, por su delicado sabor y por sus notas frutadas marida estupendamente con el dulce y puede sustituir a la mantequilla en cualquier receta de postre. Combina muy bien con la fruta y con el chocolate. Para el dulce ha de ser un aceite así ya que un picual, por ejemplo, no le iría muy bien, por ser demasiado amargo.

Marla dice que mañana hará su nuevo pan de platano cultivado…