Carta Cultivada a los Reyes Magos

Queridos Reyes Magos,

este año no puedo pediros nada, porque cada vez que intento hacerlo, me doy cuenta de la plenitud de ser y eso me lo impide. No obstante, aunque no es necesario, voy a hacerlo. Voy a pediros algo, no para mi, sino para nosotros. Ese paso de mi a nosotros, es algo que creo que pertenece ya al nuevo tiempo que vivimos y por eso quiero usarlo con mayúsculas. Nosotros os pedimos algo sencillo aunque no nos resulta nada fácil: Que nos ayudéis a ser nosotros mismos. Os explico porqué. Hoy, cuando mi conciencia pasó del sueño a la vigilia, recibí un regalo que llevaba pidiendo mucho tiempo. Sin embargo, a pesar de haberlo deseado tanto, no fue agradable sentirlo. Esto me hizo darme cuenta de que no siempre lo deseado es algo bueno para nosotros. No sé entonces, porqué nos aferramos tanto a los deseos. Y si obtener lo que deseamos no nos hace felices y mas aún, si aceptar la frustración de los deseos mas intensos puede ser un camino hacia la felicidad, entonces…¿que podemos desear? ¿que podemos pedir? Sin embargo,es necesario reconocer que no somos felices, que no aceptamos fácilmente esa frustración, que nos cuesta mucho reconocernos frágiles y vulnerables, que nos cuesta mucho ver desde nosotros mismos y dejar de utilizar una mirada que no es la nuestra. Por eso os pedimos que nos ayudéis a recuperar esa mirada interior, auténtica y sincera hacia la vida, que nos permita darnos cuenta de que todo nos ha sido ya dado. Pediría para nosotros quizá, calidez en el corazón y claridad en la mente, las cualidades de nuestra verdadera naturaleza, por lo que solo podemos pedir ese reconocimiento de lo que de verdad somos, esa mansedumbre que nos permita “heredar la tierra”. Esta tierra que habitamos es ya nuestra heredad, pero tenemos que aprender a apreciarla y a saber agradecerla, agradecer que nos nutra y nos sustente cada día, pero también creo que esa tierra a la que nos acerca la mansedumbre, es la  tierra interior el sustrato de lo que somos realmente y llegar a eso mas que un deseo, es un destino inevitable.

Deseamos poseer cosas, quizá queridos reyes magos, porque no hemos tenido, para desarrollarnos como seres humanos, todo lo que necesitábamos en cada momento, porque las personas o las circunstancias de las que dependíamos, no nos lo han proporcionado, pero ahora como personas adultas, como una humanidad adulta ya podemos darnos cuenta de que esa necesidad no satisfecha, nos ha puesto en el camino de encontrar un amor mas grande que siempre nos perteneció por nuestra propia condición, que nos permite entender y “ver con claridad” aceptar, confiar y recordar que estamos profundamente agradecidos por lo que ya tenemos. Aquí os dejo unos versos del poeta Cayetano Arroyo que me hacen entender.  Feliz noche.

“Eres Tu Mismo”si no alteras el funcionamiento armónico de tu cuerpo y lo cuidas lo suficiente como para que sea un vehículo perfecto a través del cual puedas experimentar la luz.

“Eres Tu Mismo”si regulas tus deseos y los armonizas dentro de ti hasta sublimarlos en el Amor Consciente.

“Eres Tu Mismo”si cuando miras hacia fuera de ti sabes que no miras sino a “Ti Mismo”

 

Pedro Mora