Hamevaki: un estilo cultivado.

Conocí a Blanca Melgar en su segunda tienda Hamevaki, de la calle Zaragoza, hablando de cultivo y del Kalevala, un libro puramente épico y de “mitología finesa”. Un poético recopilatorio de cantos campesinos medievales, realizado por Elias Lönnrot.
Blanca es una mujer inteligente, tremendamente activa y trabajadora, de estilo cultivado y rubio cabello fines. Sevillana de nacimiento (finesa de corazón) comenzó a dedicarse al diseño textil, desde su casa, acompañada por su maquina de coser y despues de abandonar practicamente su carrera de abogacía. El éxito de sus monederitos de tela le llevó a abrir una tienda-taller llamada Hamevaki en la avenida Kansas City donde, además de vender ropa de calidad y buen gusto, se propuso seriamente recuperar la dignidad de nuestras abuelas, ofreciendo cursos que nos enseñaran sus injustamente abandonados quehaceres: clases de punto, croché y confección.
Blanca ha introducido en España la avanzada firma de Marimekko. Marimekko se podría definir como la inspiración del flower-power sesentero. Se concibió a principios de los años 50 con una sola filosofía: “hacer feliz a la gente”. Dejo aqui el texto que Blanca me envia sobre la “chica marimekko”, una mujer que “se niega a estar aburrida”:
“The Marimekko girl understands modern design, poetry, abstract art and progressive jazz. She is a contemporary example of the Kalevala woman of Finnish folklore: independent, proud and highly aware of her value as a woman. A sophisticated young woman, sexy, self-assured, with an interesting face, but not beautiful as such – a well-groomed, ageless woman who enjoys life and is surrounded by an atmosphere of vitality, a woman who refuses to be bored.”

En Hamevaki además de los diseños cuidadosamente elegidos por Blanca, se pueden adquirir telas de Marimekko para unas cortinas, un bolso de Orla Kiely, unos zapatos de Chie Mihara, complementos de cocina, papeles de pared, prendas de lana masculina, divertida ropa de niños…y, como no, las latitas de la cultivada que además de dar sabor a nuestra vida nos traeran suerte…pruebatelas, que oleras bien!