FELIZ RENACIMIENTO EN 9

Tierra de nuestro amor: ¡Dios te bendiga!

Que en tu glorioso porvenir risueño

Nunca te falten, ni la voz amiga,

Ni hilos de luz en que tejer un sueño.

Que fecundes tus campos sin fatiga;

Que al Arte mires como a esclavo y dueño,

Y hagas oro del grano de la espiga,

Y hagas un Cristo de Pasión de un leño.

Que tus risas mitiguen tus dolores;

Que aún donde no las siembres, nazcan flores;

Que halles siempre en tu fe paz y consuelo,

Y que en tu noche perfumada y bella,

Por mandato de Dios, baje una estrella

Y bese a la Giralda y vuelva al Cielo.

(Hermanos Alvarez Quintero)