El Sabor de la Mochuelita llega al Montseny

Can Barrina y L’ou de Reig son dos hotelitos familiares que pertenecen a los Munné.

Can Barrina, situado en pleno Parque Natural del Montseny, a unos 45 km de Barcelona y Gerona. Es una Masia Catalana de 1620, restaurada y habilitada en 1987. Dispone de 14 habitaciones con baño y tv y algunas con Chimenea. Terrazas, piscina, césped, jardin, et.

Las hermanas Munné han aprendido el oficio desde la infancia. Esther, la mediana, dice que dan a todo mucha atención y que la cocina es uno de sus factores clave: buena cocina catalana, con mucho producto de temporada y postres todos hechos en casa.

Ahora, en plena temporada, veremos todo tipo de variedades de setas dando un pasiteo por el monte. Y despues comprobamos como nos las preparan los artistas. Podemos probar por ejemplo una mezcla de setas salteadas con butifarra esparrecada, o unos ceps con panceta iberica bien doradita. Rovellones a la brasa o los rossinyols con crema de parmesano. Y en privilegiadas ocasiones, cuando hay, el Ou de Reig, una de las variedades mas apreciadas.

En la carta tambien hay terrina de higado hecho en casa con alguna compota de frutas de allí, unos buenos canelones, carnes a la brasa de encina, pescados frescos los fine de semana y guisados, una carrillera con ceps y parmentier de patata, o un cordero del Montseny rustido con patatita y cebolla. Todo con materia prima de primerisima calidad.

De postre, ante todo, los clasicos de casa: la crema Catalana con Carquinyolis, el tofe de chocolate con crema de menta, el pastel de limon y merengue o el mato con membrillo.

Can Barrina es perfecto para un plan romantico o para curarse de un ataque de asma urbano; para ir con niños en plan “scout” o sólo a escribir nuestro cuento y darnos un baño de rio y mar. Cerca del hotel se puede montar a caballo, realizar deportes de aventura, paseos por el rio (la Tordera) y a 20 km la playa, Arenys de Mar.

L’ou de Reig es un hotel mas pequeñito, con 7 habitaciones, muy cerquita y tan cuidado como Can Barrina. Sólo que tiene un valor añadido y es que de la cocina se ocupa la super matriarca de la familia. No hace falta decir más. Este sabroso lujo sólo funciona de viernes a domingo.

Desde Barcelona cogemos un tren de cercanías y estamos en el Montseny en un pis pas, desayunando con el sabor de la arbequina cordobesa que nos enseña lo bien que funciona el mestizaje y la unión de las tierras andaluza y catalana a través del buen cultivo y del verdadero sabor.