El saber de Noctua


Alimentarnos es cuidar lo que entra y sale de nuestra boca, comida, bebida y palabras…
Lao Tse dijo “Aquel que cultiva su persona hará su vida verdadera”, sin duda fue una frase inspiradora para el proyecto de la cultivada…
Noctua, la mochuelita protagonista del Cuento Cultivado dice que el verdadero cultivo no es llenar nuestras cabezas de información, que para eso ya están las bibliotecas o las máquinas. Dice que nosotros venimos a conocernos. Yo le replico que menuda tarea para quien está en continuo cambio…Ella dice que para conocernos antes de nada necesitamos mirarnos en la luz.
Insiste que entre todo ese vaivén cotidiano nuestro, hay algo que pervive, una parte divina que nos conecta irremediablemente entre nosotros y a toda la naturaleza… Es la parte que nos hace amar, añorar, reir, dibujar, sentir….
Nos compara con el cultivo de Aceituno, su mejor amigo. Dice que no es la poda del olivo lo que más le debería importar a un buen agricultor, a pesar de que debe hacerla una vez al año. Es la tierra sobre la que se hunde el árbol la que debe cuidar y cultivar sin descanso para éste siga creciendo sano, fuerte y dando sus frutos cada año…
Dice que esa tierra también existe oculta en nosotros y nos ampliaría la vida si la cultivaramos, porque nos daría una luz tan dorada y un sabor tan rico como el del Oro líquido. Repite a la inversa que sin ese cultivo la vida es caótica y nuestro sabor acaba siendo muy amargo.

( …la crisis pide cambio radical o sea de raíz, asi que voy a poner en práctica el saber de este ave que vuela alto y ve otros mundos…ya os contaré que tal me va…)