El remedio de la tía Mariquita que con aceite todo lo quita

La belleza del olivo, Señor del campo andaluz, no es nada comparada con la luz que brilla dentro del fruto. Luz que penetra. Luz secreta y oculta en el aceite de oliva que nos vivifica.La salud se confunde con la voluntad de vivir.
La primavera nos pide estar atentos del otoño. Y reanimarnos con el calor y la frescura del zumo de la oliva en verano nos hará soportar mejor el frio invierno, pero sabiendo que el aceite sólo cura a quien quiere curarse.
Así, de luz a luz, los que conocen las propiedades del aceite siempre repiten.