El Olivo en la antigua Grecia y Roma

El Olivo era silvestre y convenientemente cultivado llegó a dar fruto. Su primera procedencia hay que buscarla en Oriente. La transformación del olivo silvestre (el oleaster lat, el agricalso, kotinos y phylia, gr) en cultivado es obra de los pueblos de Siria. Entró en Europa por el ángulo Sureste del Mediterráneo.

Homero en sus poemas habla del aceite cultivado como un producto raro y costoso reservado a los ricos que lo mandaban a buscar al Oriente. El Olivo cultivado es citado en todas las épocas antiguas como uno de los árboles más importantes. En Roma fue intoducido por los griegos de Campania. Elaion es aceite en griego, y Elaia es el olivo cultivado. En España se encuentra en toda la región mediterránea, sobre todo en Turdetania y en la Bética. Bajo el imperio romano el olivo se cultivó en todo el mediterráneo.

Especial importancia se dio a este árbol en las religiones de estos antiguos griegos y romanos (o sea en la Mitología) ya que el olivo y sus ramas desempeñaban un papel de cierta importancia adoptándose como símbolo de diferentes cualidades o atributos.

Aceitunas arbequinas en Otoño.