Transitando hacia el Olivar Ecológico

Como dice Manuel Pajarón en su manual, para hacer un auténtico cultivo ecológico de olivar hay que dejar a un lado los esquemas convencionales. Debemos mirar el cultivo con otros ojos, enfocarlo desde un ángulo completamente nuevo, integrador, capaz de comprender, no el árbol aislado, o el insecto tal o cual, sino el sistema vivo que todo eso constituye.

El Olivar como “bosque aclarado” que incluye los olivos, y los insectos que se alimentan de ellos, y los que se alimentan de los que se alimentan de ellos, y los pájaros y cualquier otro bicho que pase por allí, incluidos nosotros mismos, y el suelo con los millones de seres vivos que lo componen.

 

Ilustración extraída del Manual Olivar Ecológico de Manuel Pajarón

 

Lo que caracteriza, antes de nada al Olivar Ecológico, es la renuncia al uso de productos químicos de síntesis. Serán sustituidos por otros productos de origen natural. No obstante reducir a esto la complejidad de un cultivo sería excesivamente simplista y provocaría ipso facto la caía de una producción acostumbrada a la agricultura convencional. Son muchas las medidas que hay que tomar para favorecer  la fertilidad de la tierra que, con los herbicidas, se fue matando. Queremos crear un retazo de bosque y que el árbol pueda alimentarse de su propia tierra (para lo cual tiene que estar viva).

Se trata de lograr otro tipo de sistemas, en la agricultura convencional se enfatiza siempre el rendimiento. Aquí hablamos de sistemas más sensibles socialmente, mejores ambientalmente. Resignamos parte del rendimiento en función de incorporar servicios ecológicos como el manejo del suelo, el reciclaje de nutrientes, la polinización, el cuidado del agua, lo cual requiere tener un poco más de imaginación y paciencia ya que en un sistema de conversión de un sistema tradicional a uno agroecológico tenemos que esperar cierto tiempo dependiendo de la situación de partida y del ecosistema circundante, en general se habla de tres o cuatro años.

El Molino de Santa Ana se encuentra en transición. Hace ya tiempo que no aplicamos ningún producto químico. Estamos vivificando el suelo con diferentes técnicas extraídas de la Agrcultura Biodinámica (http://www.biodynamic.org.uk/farming-amp-gardening.html) y los arbolitos están la mar de contentos.