El espejo

aceite_post

Una vez llamó un rey a palacio a unos pintores de la China y Bizancio. Los chinos pretendían ser los mejores artistas. Los griegos, por su parte, reivindicaban la preeminencia en su arte. El rey les encargó decorar con ferscos dos paredes que estaban una frente a otra. Se corrió una cortina entre ambos grupos de competidores para que pintasen cada uno su pared sin darse cuenta de lo que hacían sus rivales. Pero, mientras los chinos empleaban toda clase de pinturas y desplegaban grandes esfuerzos, los griegos se contentaban con pulir y lijar su pared sin descanso. Cuando descorrieron la cortina pudieron admirarse los magníficos frescos de los pintores chinos reflejados en la pared opuesta, que brillaba como un espejo. Pues bien, todo lo que había visto el rey en la pared de los chinos parecía mucho más hermoso reflejado en la pared de los griegos.

(un corazón puro recibe innumerables imágenes)