Desayunando con letras

Primero admiraremos las obras de los hombres durante nuestro sueño. Luego admiraremos las obras de la naturaleza cuando empecemos a ver claro. Finalmente admiraremos las obras de Dios cuando estemos del todo despiertos.