De Córdoba a León: púrpura y oro.

“De la aceituna el aceite” , uno de nuestros lugares cultivados, está en León. Ciudad regia y castellana, cuyo nombre se debe a la evolución del vocablo latino Legio, en honor a la legión que fundó la ciudad. Maria Angeles, una leonesa simpática y emprendedora, abrió esta fantastica tienda especializada en Oro líquido y cuya web se abre con este sabio poema de Neruda:
No sólo canta el vino,
también canta el aceite,
vive en nosotros con su luz madura
y entre los bienes de la tierra
aparto,
aceite,
tu inagotable paz, tu esencia verde,
tu colmado tesoro que desciende
desde los manantiales del olivo.
Valgan este poema y fastusoso símbolo de la ciudad para homenajear no sólo al oro líquido sino a al leonés Don Pedro Vecino Páramo. Al que llamaban valeroso, cultivado y elegante donde los hubiera: Un campo de plata, un león rampante de púrpura, linguado, uñado, armado de gules y coronado de Oro…