Cultivando el Dibujo del Natural

Las alumnas escuchan atentamente a la cultivada maestra

El taller que tan generosamente nos dió Nuria Armengol en Can Dionis el 22 de diciembre fue realmente interesante y provechoso. Nuria es pintora, es de esas personas de “una pieza”, integra, inteligente, precisa en sus palabras, además de artista con una capacidad de contemplación y paciencia infinita.

Después de reunirnos en el comedor y repartirnos unos bellos cuadernos, que había comprado Marta en Pollensa, nos dio las tres claves del dibujo del natural, que obedientemente anotamos: Observación, Reflexión, Acción. En este caso la alteración del orden afectaría gravemente al resultado.

El primer ejercicio consistió en que, sin movernos de la mesa, dibujáramos la puerta de entrada de Can Dionis. Nuestra única herramienta sería el recuerdo. El resultado fue muy dispar, tanto de forma como de contenido. Era la preparación para el segundo ejercicio que ya nos desvelaría algo muy mágico. Consistía en salir a pintar la susodicha puerta.

La Realidad superó con creces todas nuestras expectativas. La puerta era más grande, mucho más hermosa y luminosa. Era una puerta rodeada de detalles. Era un intercambio de hogares, ya que, en esta casa, fuera y dentro se encontraban en el mismo nivel de belleza y cuidado.

Pude observar una experiencia común. Todas habíamos actuado con timidez y discreción al recordar la puerta. Apenas habíamos utilizado media cuartilla. En cambio, al observar la Realidad pulsante, el entusiasmo llenó nuestros cuadernos y la puerta se hizo protagonista ocupando toda la página.

Despues seguimos dibujando. A María le interesaba muchísimo plasmar en el papel la perspectiva. Marta S. con su decidido trazo de arquitecto tenía los dibujos más lucidos. A Marta M y a mi nos interesaban más los colores, como dos buenas miopes. A Marta le interesaban los verdes de la naturaleza, yo quería dibujar las masas de luz que veía al fondo, el puente, el cielo. Asi que ambas miopes nos levantamos a coger muestras de hojas y flores para añadir al ejercicio las masas de color que añorábamos. El Dibujo del Natural no consiste sólo en trazar con el lápiz sino en plasmar todo aquello que recoja esa Vida que nos rodea.

Gracias a Nuria por su cultivo, gracias a Marta M por este paraíso, Gracias a la pulsión de una Realidad que nos supera.