Atrévete a Cultivar: Colere Aude

¿Por qué, pues, te apresuras a quitarte lo que te molesta en el ojo, pero si algo come tu ánimo dejas pasar un año para curarlo? Medio camino hace quien empieza. “Atrévete a Cultivar”. Empieza. Quien aplaza el vivir rectamente espera, como el ignorante, a que se agote la corriente del rio, pero éste discurre y discurrirá arremolinado sin parar…

El ávaro siempre necesita: fija un límite a tus deseos. El envidioso se consume por la opulencia del otro. Quien no ponga coto a su ira, querrá que no haya pasado lo que le aconsejó su dañada mente, al resarcir su odio con violencia y apresurada venganza. La ira es un arrebato de Locura. Gobierna tu carácter: Si no obedece, manda. Sujetalo con frenos y cadenas.

El domador hace que el potro de tierna cerviz sea dócil en seguir el camino que le indique el jinete. Absorve ahora joven en tu puro pecho la verdad, date ahora a gente mejor. La jarra conservará durante mucho tiempo el olor de que se impregnó aún fresca.

El Huerto cultivado de Maritja

Nam cur quae laedunt oculum festinas demere, si quid est animum, differs curandi tempus in annum? dimidium facti, qui coepit, habet; “Colere Aude”: incipe. qui recte vivendi prorogat horam, rusticus expectat dum defluat amnis: at ille labitur et labetur in omne volubilis aevum…

Semper avarus eget: certum voto pete finem. indivus alterius macrescit rebus opimis…qui non moderabitur irae, infectum volet esse dolor quod suaserit et mens, dum poenas odio per vim festinat inulto. ira furor brevis est. animum rege, qui nisi paret, imperat; hunc frenis, hunc tu compesce catena.

Fingit equum tenera docilem cervice magister ire viam qua monstret eques. nunc abbibe puro pectore vera, puer, nunc te melioribus offer. quo semel est imbuta recens servabit odorem testa diu.

(Los Cultivados rememoraremos el solsticio con este sabio y no menos entusiasta imperativo de la segunda epístola de Horacio. Sustituiremos el clásico y original “Sapere” por  “Colere”, sin que ello trastoque su sentido profundo. Colere es la raiz latina de Cultura y Agricultura. La esencia de nuestro cometido será lo más parecido a una labor agrícola. Cultivar es vivificar la tierra. Una tierra fértil dará sabrosos frutos. Así y para alcanzar el  Sapere de Horacio nos dedicaremos al Cultivo cotidiano de nuestra propia tierra. Un día ella misma se manifestará a través de los frutos…)