Chile: Nuevo Fraude en el mercado del aceite

En su edición de este martes, el programa “Contacto” de Canal 13 investigó a diversas industrias de alimentos, para comprobar hasta qué punto cumplen con la normativa de salud vigente, o con las promesas que hacen en su publicidad.

En su primera sección se examinó hasta qué punto los yogures y panes de molde comercializados en nuestro país cumplen con las promesas de sus envases, descubriéndose serias irregularidades.

Pero los resultados más impactantes se hallaron al examinar los principales aceites de oliva extra virgen, donde tres marcas testeadas por el Centro de Estudios para el Desarrollo de la Química de la Universidad de Chile, arrojaron índices que no lo hacen apto para el consumo humano.

Se trata de los aceites JUMBO, el español CARBONELL y el italiano CIRIO, los cuales son definidos como “lampantes”, ya que bajo la regulación de la Unión Europea o de Brasil, sólo pueden utilizarse como combustible de lámparas.

De hecho, la ingestión prolongada de radicales libres que contienen, pueden incluso derivar en cáncer.

Igualmente preocupantes fueron otras 3 marcas, cuyo contenido se clasificó como “atrojado”. Esto significa que durante su elaboracion, las

aceitunas fermentaron por las malas condiciones de almacenamiento, pudiendo producir malestares gástricos, vomitos y diarrea.

En este caso, las marcas objetadas son Casta de Peteroa, Canepa y el italiano Basso.

Especialistas consultados por “Contacto” afirmaron que la raíz del problema es que la legislación que rige estos aceites data de 2001, cuando se tenía muy poco conocimiento sobre el mercado del aceite de oliva, por lo que actualmente los estándares chilenos están obsoletos.

FUENTE DE LA NOTICIA: INFAOLIVA