Cómo ser sabio

Andaba un día la mochuelita Cultivada trasteando por una inmensa biblioteca cuando sintió el alado impulso de abrir el diccionario de la Real Académica Española, con la buena fortuna de toparse nada más y nada menos que con la sabiduría y su definición: 1. el grado más alto de conocimiento. 2. conducta prudente en la vida o en los negocios. 3. conocimiento profundo en ciencias, letras o artes.

El avecilla se quedo un poco turbada por la magnanimidad del asunto, y pensó inmediatamente en su amigo Aceituno, cuyos relatos siempre le hacían circunvolar. Ni corta ni perezosa se fue a visitarle al Molino de Santa Ana, procurando una respuesta que le  diera guía en tan elevada tarea.

Aceituno, ¿cómo se alcanza la sabiduría? preguntó el ave Cultivada después de posar la mirada en una de sus ramas.

Es muy sencillo, amiga mía, respondió Aceituno,  si un ser erudito habla, escúchale, y si hablas tú, escúchate.

La mochuela Cultivada escucha atentamente