Baño de Aceite

La piel para estar bonita necesita vida. La Cultivada es un zumo, o sea, pura vida. Cleopatra nos aconsejaba bañarnos en leche de burra y Marta nos invita a cultivarnos en aceite. Si confiáramos en sus palabras descubriríamos que la cosmética también es una cuestión de atrevimiento y de naturalidad.

Marta, la chica rubia de la foto, nos relata entusiasmada su experiencia cultivada:



“El aceite me sabe a gloria y además he puesto un tarrito extra en mi cuarto de baño y lo uso para la cara, el cuerpo ¡y el pelo! porque me lo he teñido de rubio platino y lo tengo que cuidar mucho. Estoy sedosa por todas partes y huelo a aceituna fresca. Suni, la chica que trabaja en casa, – fanática de la cultivada- ,tiene una melena fastuosa y me ha comentado que ella se hace lo mismo, en cara y pelo, pero lo mezcla con limón y una yema de huevo, parece que le va estupendo”