Alimentarse naturalmente nos cultiva

Comer productos de temporada es una buena manera de autocultivarnos. No solo nos permite economizar la cartera sino con nuetro propio organismo. Todos los sabios han seguido las leyes de la naturaleza y han triunfado los que mejor la han imitado. Los que realmente han integrado su orden interior.

Ahora llega la temporada de setas y con ellas una manera sabrosisima y saludable de alimentarnos. Las Setas tienen 90% de agua, nada de calorías, nada de grasas, si Hidratos de Carbono y Fibra. Por eso son tan adecuadas y recomendada para las dietas adelgazantes. Las setas contienen: vitaminas B2, B3, D2; minerales: potasio, fosforo, yodo y calcio. Tambien contienen ergoterol, tianina, riboflavina, niacina, olatos, Quitina.

La mejor forma de comerlas es a la brasa, a la plancha, untadas en aceite. Al vapor también están buenas o salteadas con huevo con espárragos o simplemente salteadas con unos ajitos. Con las setas se pueden hacen una infinidad de platos. Están riquísimas en guisos de carne, estofados, asados, entre otros.

Combinadas con el sabor del aceite de la cultivada son un espectáculo. Y el aceite de oliva extravirgen es de esos productos que naturalmente tenemos todo el año. Aunque la arbequina cordobesa se recoja entre noviembre y enero, en el Molino de Santa Ana se ha estado cuidando y cultivando los olivos con mucha atención durante todo el año. Por eso quizas sea el año natural el tiempo recomendado para consumirlo.
Y al año siguiente habra más. Es un ciclo natural continuo que abarca todos los días del año.
La cultivada aporta nutricion y sustancia de una manera muy aromatica y delicada a las setas.