Al menos para ellos

Desde Slowfood me envían esta peliculita que denuncia el cancer provocado por el uso de pesticidas.
http://nosenfantsnousaccuseront-lefilm.com/bande-annonce.html

No conocemos las causas verdaderas del cancer pero si sabemos que está relacionado con lo que ingerimos y que con la industrialización del alimento ha aumentado considerablemente la enfermedad. Si el cuerpo se deja de nutrir de alimentos de la naturaleza se aleja de la fuente de vida y no puede susbsitir mucho tiempo sano.

A la vez hoy he recibido por fin algo que me ayuda un poco más en mi pequeño y propio combate. Es un kit de educación sensorial llamado “A los orígenes del gusto”. Para enseñar a niños, y no tan niños, a qué saben los alimentos de la tierra.

Slow Food ha puesto en marcha una nueva iniciativa en correspondencia con el inicio del año académico : “Slow Food en el comedor: una red escolar europea”. El proyecto viene motivado por la voluntad de Slow Food de portar a la dieta cotidiana de todos alimentos buenos, limpios y justos, y se centra en el problema de los bajos niveles cualitativos de los comedores escolares: en su lugar propone comidas que combinen placer, calidad nutricional y cuidado del planeta. El proyecto ya se ha puesto en marcha en nueve escuelas de ocho países –Bélgica, Bulgaria, Francia, Irlanda, Italia, Letonia, Irlanda del Norte y Rumanía-, y pretende crecer hasta estar presente en al menos una escuela por cada país europeo antes de marzo de 2010.

Todas las escuelas recibirán el kit Slow Food para la educación sensorial “A los orígenes del Gusto”, para poder desarrollar actividades didácticas que estimulen a conocer y comprender mejor la comida y sus cualidades gustativas, sus orígenes y sus métodos de producción. Las escuelas son también animadas a mejorar la calidad y la sostenibilidad de sus servicios de comida, valorando la gestión del comedor y de los alimentos en sus diferentes aspectos: aprovisionamiento, conservación, preparación, servicio, desperdicios.

Claro que es nuestra responsabilidad cultivarnos para escoger productos saludables y nutritivos que mantengan el cuerpo a salvo, pero aún lo es más cuando se trata del cuerpo de niños a nuestro cargo.