Hay un silencio en el que sólo se oye con el corazón.
tan exquisito como la Música del alma,
o como el Sabor del aceite de la aceituna
en su punto óptimo de maduración.