El peso del alma es el amor
(San Agustín)