El mes de mayo
evidencia la Belleza
(oculta)
que nunca se acaba