El Aceite no sólo simboliza la Alegría, sino que además nos puede proteger de la tristeza. Un estudio de la Universidad de Navarra, realizado sobre una muestra de 10.000 personas seguidas durante cuatro años, dirigido por Miguel Ángel Martínez-González, director del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de esta Universidad, indican que la dieta mediterránea reduce en hasta un 50% el riesgo de padecer depresión. Este estudio relaciona las enfermedades cardiovasculares con los trastornos depresivos. De este modo, dado que el aceite de oliva extra virgen reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares incidiría en una reducción del riesgo de sufrir depresión. Las grasas monoinsaturadas y los compuestos fenólicos del aceite de oliva virgen mejoran el funcionamiento de la serotonina, un neurotransmisor. Claro que hay que ser cautelosos ya que las enfermedades mentales hay otros factores en juego, pero podemos estar seguros de que una alimentación favorable al corazón ayuda a llevar una vida más alegre, como leer cada mañana nuestro Poema para el Desayuno.