En verdad que una mente no cultivada y no desarrollada proporciona sufrimiento.
En verdad que una mente cultivada y desarrollada proporciona felicidad.

(zen)