Griegos y Romanos


Se utilizaba el aceite virgen sobre todo para aliñar las ensaladas de verduras y hortalizas crudas (acetaria) que griegos y romanos consumían en gran cantidad y variedad. El aceite de calidad era por supuesto esencial para la elaboración de platos más exquisitos y las salsas más refinadas y de preparaciones ran populares como el moretum que describe Virgilio.
Otros de sus empleos más comunes consistía simplemente en derramarlo gota a gota sobre el pan, costumbre que afortunadamente se ha conservado hasta nuestros días en los países ribereños del área mediterránea y que constituye en muchos casos el componente esencial y diferencial de desayunos y meriendas.
Los frugales griegos de las épocas antigua y clásica, al igual que los romanos hasta los últimos tiempos de la República, comían in gran número de alimentos hervidos y especialmente una buena cantidad de sopas y potajes cuyos sabores eran sustancialmente mejorados con la adición de un chorrito de aceite que también servía en ocasiones para rociar sus carnes y pescados.
Además el aceite de oliva era largamente utilizado en la dulcería y pastelería por su gran utilidad para ligar las masas. Apicio en su compendio de cocina emplea profundamente el aceite y es el tercer ingrediente mas usado interviniendo en las 3 cuartas partes de todas las recetas, sólo superado por la pimienta y el garum.