La verdadera alegría

La verdadera alegría proviene de la holgura del corazón e invade tal modo que cuando el contento excede rebosa en ríos de sal. Sal que nace del Aceite que nace de su propia Luz. Que pasa de ser un punto minúsculo y escondido a ocupar toda la Tierra cuando Amanece.
Las tristes lágrimas sólo si volviera a merecer la noche o la separación.